10 Junio 2011 ~ 0 Comments

Transparencia para la Gestión Responsable

Uno de los tópicos clave que aborda la ISO 26000 como parte de los Principios de Responsabilidad Social es el de Transparencia. Y no es un tópico menor. Es uno de los valores que las organizaciones deben desarrollar con más perservarencia y que pone en juego otras cuestiones de importancia, como su Reputación Corporativa.
La noción de Transparencia ha sido una de las que mayor evolución han transitado en los últimos años, por varios motivos. Iniciativas como el Pacto Global de Naciones Unidas (con su 10mo Principio) han puesto en relieve el tema, así como las empresas de Nueva Generación que contemplan esquemas de gestión horizontales y abiertos.
Y claro está, como lo dice la misma Guía de Responsabilidad Social: “El principio de transparencia no exige que la información protegida por derechos de propiedad se haga pública”.
La adopción de prácticas transparentes funciona además como un gran catalizador para que otras empresas vean su potencial para una mejor relación con sus Stakeholders, además de crear valor para el Directorio.
Aquí les compartimos entonces, lo que establece la ISO 26000 sobre este importante tópico:

El principio consiste en que una organización debería ser transparente en sus decisiones y actividades que impactan en la sociedad y el medio ambiente.
Una organización debería revelar de forma clara, precisa y completa y en un grado razonable y suficiente la información sobre las políticas, decisiones y actividades de las que es responsable, incluyendo sus impactos conocidos y probables sobre la sociedad y el medio ambiente. Esta información debería estar fácilmente disponible y ser directamente accesible y entendible para aquellos que se han visto o podrían verse afectados de manera significativa por la organización. Debería ser oportuna y basada en hechos y presentarse de manera clara y objetiva, para permitir que las partes interesadas evalúen con exactitud el impacto que las decisiones y actividades de la organización producen sobre sus respectivos intereses.

El principio de transparencia no exige que la información protegida por derechos de propiedad se haga pública, así como tampoco exige que se proporcione información privilegiada o que pudiera producir incumplimientos de obligaciones legales, comerciales, de seguridad o de privacidad de las personas.
Una organización debería ser transparente en cuanto a:

  • el propósito, naturaleza y localización de sus actividades;
  • la identidad de cualquier interés que controle la actividad de la organización;
  • la manera en que se toman, implementan y revisan sus decisiones, incluyendo la definición de roles, responsabilidades, formas de rendir cuentas y autoridades en las diferentes funciones de la organización;
  • las normas y criterios frente a los cuales la organización evalúa su desempeño en relación con la responsabilidad social;
  • su desempeño en asuntos pertinentes y significativos de responsabilidad social;
  • los orígenes, cantidades y aplicación de sus recursos financieros;
  • los impactos conocidos y probables de sus decisiones y actividades en sus partes interesadas, la sociedad, la economía y el medio ambiente, y
  • la identidad de sus partes interesadas y los criterios y procedimientos utilizados para identificarlas, seleccionarlas e involucrarse con ellas.

Leave a Reply